Telf.: 93-555-23-81

El órgano sexual femenino es una zona especialmente sensible por lo que requiere un aseo específico respecto al resto del cuerpo para evitar la proliferación de gérmenes.

A continuación nos permitimos ofrecerte algunas sugerencias que esperamos sean de tu interés.

  • Cámbiate de ropa interior cada día, y usa mejor los culottes en lugar de tangas, que favorecen los frotamientos y por lo tanto el desarrollo de micosis. Olvida También los tejidos sintéticos, propicios a la maceración, y utiliza lencería de algodón 100%.
  • Lava la ropa interior a 60º como mínimo.
  • Durante las reglas, cámbiate la protección periódicamente, al menos tres veces al día y no lleves un tampón más de 4 horas.
  • Evita los tejanos y los pantalones muy ceñidos, provocan irritación.
  • Tras ir al baño, límpiate de adelante hacia atrás para evitar la transmisión de bacterias.
  • Lávate las manos antes de cualquier contacto con la vagina.
  • No lleves el traje de baño mojado demasiado tiempo: la humedad favorece la proliferación de las bacterias.
  • Consulta regularmente a un ginecólogo, una revisión anual es indispensable para prevenir y detectar infecciones eventuales.


El aseo íntimo, ¿con qué frecuencia?
Para evitar la proliferación de microbios en esta parte del cuerpo, conviene lavarse el sexo una vez al día. Atención, hablamos de aseo externo (vulva, labios y clítoris) únicamente, porque el interior de la vagina autolimpia. Puedes lavarte hasta dos veces en caso de calor y de sudor excesivo, pero no más. Lo mismo durante la regla. También se recomienda un aseo después de cada relación sexual. Por último, sécate con una toalla limpia después de la ducha para eliminar cualquier resto de humedad.

Elegir el producto de higiene
La vagina protege un conjunto de bacterias llamado la flora, cuyo quilibrio conviene respetar.
Por lo tanto, es importante desterrar los productos decapantes y desinfectantes, demasiado agresivos, y ni hablar de utilizar el gel de ducha habitual.
Escoge un gel suave, sin jabón, sin perfume, con pH neutro, que respete la acidez natural de la vagina.

Nosotros te ofrecemos productos especialmente formulados para la higiene íntima.


Para ver más detalle de nuestros productos,   pulsa aquí.

Por otro lado, evita aplicar todo tipo de productos de belleza sobre tu sexo:
desodorante, aceites y otras cremas.
En cuanto a las toallitas, puedes utilizarlas de cuando en cuando, siempre que sean suaves y sin alcohol.

Cuidado con las duchas vaginales
Practicada generalmente después de una relación sexual, la ducha vaginal pretende disminuir el riesgo de embarazo eliminando los espermatozoides presentes en la vagina. Sin embargo, este método no sólo es totalmente ineficaz en materia de contraconcepción, sino que además favorece el desarrollo de micosis e infecciones como la vaginosis. De hecho, esta limpieza interna rompe el equilibrio de la flora vaginal y favorece el desarrollo de levaduras o bacterias.
Así que ten cuidado con el exceso de limpieza. Puedes hacerte una ducha vaginal al mes, con agua clara, después de la regla. El resto del tiempo, conténtate con una higiene externa.


 ACERCA DE LA SEQUEDAD VAGINAL

La sequedad vaginal ocasiona molestias y preocupaciones a muchas mujeres a lo largo de su vida por diversas causas. Frecuentemente, sufren las consecuencias sin saber de que el problema puede mejorar con lubricación.

Algunas consecuencias de la falta de lubricación.

Picores e irritación. No solo durante las relaciones sexuales, sino en el día a día.

Relaciones sexuales dolorosas. La lubricación aumenta durante la excitación favoreciendo la entrada del pene en la vagina.
Tanto en la vulva como en el interior de la vagina existen glandulas que generan líquidos lubricantes.
En ocasiones la vulva puede estar lubrificada pero no asi la vagina por lo que la penetración puede ser molesta e incluso generar una lesión.

Frigidez. Si las relaciones sexuales son dolorosas, dificilmente van a desearse. Ello podría hacernos pensar en una falsa frigidez.

Causas comunes.

Uso de anticonceptivos hormonales. Es un efecto secundario muy común y a veces incluso aparece unos meses después de empezar a utilizar el anticonceptivo. Este efecto cambia según la persona y habrá mujeres que lo noten mucho con un método y con otro no.

Uso de otros medicamentos. Hay una larga lista de medicamentos que pueden afectar a la lubricación vaginal, si se sufre este problema es siempre conveniente revisar los prospectos de todos los fármacos que consumimos actualmente. Antidepresivos, antihipertensivos y análgesicos suelen conllevar este efecto.

Menopausia. Las alteraciones hormonales durante las primeras fases de la menopausia disminuyen notablemente la lubricación vaginal. Además con la edad se debilita la musculatura.

Postparto y lactancia. Al igual que en la menopausia, la clave está en los cambios hormonales. La lactancia inhibe la producción de estrógenos reduciendo el nivel de lubricación.

Debilidad de la musculatura pélvica. Algunos músculos del suelo pélvico rodean la vagina y la mantienen fuerte y sana. Al debilitarse esta musculatura, la circulación sanguínea en la zona empeora y disminuye la lubricación vaginal.

Infecciones. La inflamación de las paredes vaginales causada por infecciones varias puede provocar la disminución de la lubricación.

Estrés. Si se pasa por un largo periodo de estrés se genera una sustancia llamada cortisol que disminuye la cantidad de estógenos, además bajo el efecto del estrés recibimos menos estímulos sexuales.

Falta de excitación sexual. Por supuesto el no estar interesada sexualmente en tu pareja, los problemas en la relación o el escaso tiempo dedicado a juegos previos a la penetración pueden llevar a la sequedad vaginal.

Soluciones.
  • Si crees que tu problema está causado por los anticonceptivos, cambia de método.
    Incluso dentro de los anticonceptivos hormonales uno puede afectar a tu lubricación más que el otro.
    Recuerda que los efectos secundarios no se observan inmediatamente, así que date un tiempo de al menos 6 meses para tomar una decisión al respecto.
  • Si estás tomando algún medicamento que altere la lubricación, consulta a tu médico, quizá pueda recetarte otro sin esos efectos. Si no es así aún puedes intentar mejorar la sequedad por otros medios.
  • Si estás entrando en la menopausia y notas sequedad vaginal, consulta a tu médico acerca de tratamientos hormonales para sobrellevar los cambios. También presta atención a tu musculatura pélvica y haz ejercicios para fortalecerla, de esta forma además prevendrás la posible incontinencia urinaria.
  • Ejercita tu musculatura pélvica con los ejercicios de kegel, pilates, yoga, gimnasia hipopresiva y bolas chinas. Estas últimas además mejoran rapidamente la lubricación vaginal por el efecto masaje de sus bolitas internas. (Lee más aquí).
  • Si acabas de tener un bebé, también te recomiendo el ejercicio de la musculatura pélvica.
  • Si tu problema tiene ya tiempo, notas picores durante todo el día y tu flujo ha cambiado, consulta a tu médico para asegurarte que no tienes algún tipo de infección u hongos.




OTRO ARTICULO: http://salud.uncomo.com/articulo/como-combatir-la-sequedad-vaginal-5321.html

El cuerpo de las mujeres está siempre en constante cambio, la menstruación, el embarazo, la menopausia, un hervidero de hormonas que pueden reflejarse, no solo en nuestra actitud, si no también en algunos aspectos físicos. De este modo se presenta la incomoda sequedad vaginal, un problema que, además de molesto, afecta directamente la vida sexual, por eso en unComo.com te damos las claves para que sepas cómo combatir la sequedad vaginal y volver nuevamente a tu rutina con tranquilidad

Instrucciones

La sequedad vaginal, que puede surgir en períodos de cambios hormonales, como la menopausia, el embarazo o la lactancia, presenta síntomas como picazón, ardor e irritación en el área. Además la falta de lubricación puede convertir el encuentro sexual en una experiencia algo dolorosa y molesta, por eso resulta importante luchar contra ella

Si la sequedad vaginal se ha presentado por un período de tiempo demasiado largo, es conveniente que visites a tu ginecólogo para que te ofrezca el tratamiento más adecuado, pudiendo evaluar una terapia de remplazo hormonal, la aplicación de cremas con estrógenos, entre otras soluciones

Una buena técnica para combatir la sequedad vaginal y disfrutar de tus relaciones sexuales es usar lubricantes a base de agua, estos te permitirán tener un coito sin dolor. Evita aquellos con base de petróleo, así como los de sabor, que si bien pueden ser divertidos también pueden causar irritaciones en el área

Usar un jabón especial para tu área vaginal podrá ayudarte a mantener el PH de esta delicada área, pues los jabones regulares pueden resultar demasiado agresivos para la higiene íntima

Aumenta la ingesta de agua y mantente siempre hidratada, esto ayuda a fomentar la lubricación del área vaginal y contrarrestar la sequedad

La soja posee una sustancia llamada isoflavonas que imitan de forma leve el efecto del estrógeno sobre nuestro cuerpo, por ello es conveniente aumentar su ingesta a través de alimentos como la leche de soja, el tofu o los edamames, a la venta en restaurantes japoneses

Si además de sequedad en esta área, has notado que otras mucosas como la boca, la nariz o los ojos presentan los mismos síntomas, acude a tu médico para realizarte un examen completo


 Zona DISTRIBUIDORES EN ESPAÑA Teléfono e-mail
 Centro (Madrid) El Labrador S.L. 917-987-115  
 Zona Norte Dispronat S.L. 944-542-770  
 Levante Natureplant S.L. 965-378-313  
 Aragón - Navarra Herbavital S.L. 976-463-425  
 Canarias Productos Naturales Aloe S.L. 928-789-075  
 Centro (Granada) Merlo y Torrente S.L. 958-552-715  
 
Si está interesado en distribuir nuestros productos,
 ó llamenos al 93.555.23.81

 


     Ver estadistica de visitas a la página principal.