Servicios    Busca casas    Anuncios    Sugerir    Enlaces   

 Usted puede dejar de fumar.

Fumar mata.
Sin embargo......... hay más de mil millones de fumadores en el mundo.
¿Por qué hay tantas personas que persisten en un vicio mortal?
¿Cómo se puede dejar de fumar?

Razones para dejar de fumar
EL TABACO no es para quien desee tener una vida larga y feliz, pues ocasiona la muerte a 1 de cada 2 fumadores veteranos. De ahí que la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya dicho que "el cigarrillo es [...] un producto elaborado con toda la astucia del mundo, ya que libera tan solo la cantidad precisa de nicotina para mantener al consumidor adicto de por vida, hasta que finalmente lo mata".
Así pues, los peligros que plantea el tabaco para la vida y la salud constituyen una razón para dejarlo. Se ha establecido la conexión entre este y más de veinticinco enfermedades muy graves. Es uno de los principales favorecedores de ataques cardíacos y cerebrales, bronquitis crónicas, enfisemas y cánceres diversos, particularmente de pulmón, entre otras dolencias.
Claro, se puede vivir enviciado por años antes de sufrir una de estas afecciones. Entretanto, el hábito no hará más atractivo al fumador. Aunque este proyecte una imagen sensual y saludable en los anuncios, la cruda realidad es muy diferente: aliento fétido, manchas amarilloparduscas en los dientes y uñas, impotencia masculina, toses, ahogos y arrugas faciales prematuras, entre otros problemas cutáneos.

Los efectos del tabaco en el prójimo.
La Biblia indica: "Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo" (Mateo 22:39). Este afecto, que comienza por la propia familia, es una poderosa razón para romper con el vicio.
El humo del tabaco perjudica a nuestros semejantes. Hasta hace no tanto, podía encenderse un cigarrillo en casi cualquier lugar sin levantar protestas. Pero las actitudes están cambiando, pues la ciudadanía es cada vez más consciente de los peligros de respirar el humo ajeno. Por ejemplo, la persona que no fuma corre un 30% más de riesgo de padecer cáncer de pulmón si su cónyuge es fumador, y la probabilidad de que un niño sufra pulmonía o bronquitis durante sus primeros dos años de vida es mayor si vive con padres fumadores.
La embarazada que fuma pone en peligro a la criatura que lleva en su seno, pues le aporta directamente nicotina, monóxido de carbono y otras sustancias peligrosas del humo que han ido a parar a su corriente sanguínea. De este modo aumentan las probabilidades de que tenga un aborto espontáneo, dé a luz un niño muerto o vea morir pronto al recién nacido. Además, el neonato corre un riesgo tres veces mayor de sufrir el síndrome de muerte súbita.

Un precio muy caro.
Otra razón para dejar el tabaco es su alto costo. Según un estudio del Banco Mundial, genera directamente un gasto anual de 200.000 millones de dólares en atención sanitaria. Y eso sin poner precio al sufrimiento de quienes enferman a consecuencia de este producto.
Si usted fuma, le será muy fácil calcular cuánto le cuestan directamente los cigarrillos. El gasto anual se obtiene multiplicando por 365 la cantidad que dedica a diario al tabaco. Si multiplica esa cifra por diez, sabrá cuánto le costará el hábito si sigue fumando otros diez años. Es posible que los resultados le asombren. ¡Imagínese cuántas cosas podría hacer con todo ese dinero!
¿Es más seguro cambiar de producto?
La industria del tabaco anuncia cigarrillos con bajo contenido de alquitrán y nicotina como una forma de aminorar los peligros para la salud. Sin embargo, los que cambian a esta modalidad ansían la misma dosis de nicotina, por lo que suelen compensar la reducción fumando más cigarrillos, aspirando el humo con mayor intensidad y frecuencia o aprovechando al máximo cada cigarrillo. Hasta si no realizan esta compensación, su salud se beneficia mucho menos que si se deshabituaran.
¿Qué puede decirse de las pipas y los puros? Aunque las tabacaleras llevan mucho tiempo presentándolos como símbolos de prestigio, su humo es tan mortífero como el del cigarrillo. Hasta si el fumador no lo inhala, corre mayor peligro de padecer cáncer en los labios, la boca o la lengua. ¿Serán seguros los preparados que no se fuman, como el rapé oral y el tabaco de mascar? El rapé oral es tabaco en polvo que suele venderse en latas o bolsas y que normalmente se coloca dentro del labio inferior o de la mejilla. El tabaco de mascar se vende en hebras largas, por lo general en bolsas, y, como indica su nombre, se mastica, pero no se chupa. Ambas modalidades pueden causar mal aliento, manchas dentales, cáncer de boca y faringe, adicción a la nicotina, llagas blancas en la boca (que pueden degenerar en cáncer) y reducción de las encías y del hueso que rodea el diente. Obviamente, chupar o masticar tabaco no son buenas alternativas a fumarlo

Los beneficios de librarse del vicio.
¿Qué le sucede al fumador veterano cuando deja el tabaco? Al cabo de veinte minutos, la presión arterial desciende a niveles normales. A la semana, el organismo está libre de nicotina. Al mes, comienzan a disminuir la tos, la congestión nasal, la fatiga y la falta de aliento. A los cinco años, la probabilidad de morir de cáncer de pulmón se ha reducido a la mitad. A los quince años, el riesgo de padecimientos coronarios es el mismo que el de la persona que nunca ha fumado.
Al ex fumador, la comida le sabe mejor, y le huele mejor el aliento, el cuerpo y la ropa. Se ve libre de los gastos y molestias que conlleva adquirir tabaco. Disfruta de un sentido de logro. Si tiene hijos, su ejemplo reduce la probabilidad de que fumen. Es posible que viva más años. Lo que es más, su modo de actuar está en conformidad con la voluntad de Dios, pues la Biblia dice: "Limpiémonos de toda contaminación de la carne" (2 Corintios 7:1). Nunca debe pensarse que es muy tarde para abandonar el vicio; cuanto antes se haga, mejor.

Por qué es tan difícil.
Dejar de fumar es arduo, aunque se tenga buena motivación. La razón principal es que la nicotina es una droga sumamente adictiva. "Al tabular el grado de adicción que crean las drogas psicoactivas, se determinó que la nicotina es más adictiva que la heroína [y] la cocaína", señala la OMS. A diferencia de dichos estupefacientes, la nicotina no genera demostraciones llamativas de intoxicación, por lo que es fácil subestimar su poder. Pero la leve euforia que produce logra que la mayoría de los consumidores sigan fumando para experimentar nuevamente esa sensación. En realidad, es una droga que altera el estado de ánimo; calma la ansiedad. Sin embargo, la tensión que reduce el cigarrillo se debe en parte al ansia de nicotina.
El hecho de que fumar se convierta en costumbre también dificulta dejar de hacerlo. Aparte de la adicción a la nicotina, el fumador suele adquirir hábitos reiterativos a la hora de encender el cigarrillo e inhalar. De ahí que a veces se oigan comentarios como "Necesito tenerlo entre los dedos" o "Me ayuda a matar el tiempo".
Como tercera dificultad para romper con este vicio cabría mencionar su omnipresencia en la vida diaria. Las tabacaleras gastan casi 6.000 millones de dólares anuales en campañas publicitarias que presentan a un fumador sensual, activo, sano e inteligente, que monta a caballo, nada y practica el tenis u otra actividad placentera. En el cine y la televisión salen fumadores, y no siempre en el papel de malos. El tabaco es una mercancía legal que está disponible casi por doquier, y la mayoría de la gente está siempre cerca de alguien que fuma. Todas estas influencias son ineludibles.
Lamentablemente, no existe una píldora que elimine el deseo de fumar del mismo modo como la aspirina combate el dolor de cabeza. La difícil meta de dejar el tabaco exige motivación personal. Al igual que para adelgazar, hay que sacrificarse durante un buen tiempo. El único responsable del éxito o el fracaso del intento es el propio fumador.
Se envician jóvenes.
Según un estudio realizado en Estados Unidos, 1 de cada 4 jóvenes que probaron los cigarrillos acabó volviéndose adicto, una proporción parecida a la de quienes experimentaron con cocaína y heroína. Aunque cerca del setenta por ciento de los fumadores adolescentes lamentan haberse iniciado, pocos logran deshabituarse.
La composición del humo.
El humo del cigarrillo contiene alquitrán, el cual se compone de más de cuatro mil sustancias químicas, 43 de ellas cancerígenas. Entre estas figuran el cianuro, el benceno, el alcohol metílico y el acetileno (combustible utilizado en algunos sopletes). El humo también contiene óxido de nitrógeno y monóxido de carbono, ambos gases tóxicos. Su principal ingrediente activo, la nicotina, es una droga de gran poder adictivo.
Cómo ayudar a un ser querido a librarse del hábito.
Si usted no fuma y está al tanto de los peligros del tabaco, seguramente sufre la frustración de ver que algunos de sus amigos y seres queridos siguen fumando. ¿Qué puede hacer para ayudarlos a abandonar el hábito? Los regaños, las súplicas, las imposiciones, las burlas y los sermones paternalistas no suelen dar resultado. En vez de deshacerse del cigarrillo, el fumador tal vez recurra a este para calmar el malestar emocional que le producen estos métodos. Trate de comprender lo difícil que es superar la adicción, sobre todo para algunas personas. No se puede obligar a nadie a dejar de fumar. La fortaleza y la convicción precisas para hacerlo deben proceder del usuario. Lo que uno debe hacer es buscar formas de alentarle y apoyar su deseo de romper con el vicio.
¿Qué método puede seguir? En el momento oportuno, indique a la persona que la quiere y que le preocupa que fume. Señale que la apoyará si decide abandonar el hábito. Claro, esta táctica no puede utilizarse vez tras vez, pues perdería efectividad y sentido.
¿Qué hacer si el ser querido decide no volver a fumar? Debe tenerse en cuenta que pudiera manifestar síntomas de abstinencia, tales como irritabilidad, depresión, dolores de cabeza y trastornos del sueño. Recuerde al ser amado que son síntomas temporales, indicaciones de que el cuerpo va ajustándose al debido equilibrio. Tenga una actitud alegre y positiva. Indíquele cuánto le satisface su resolución. Mientras dure el síndrome de abstinencia, ayúdele a evitar las situaciones agobiantes que favorezcan que reincida.
De producirse una recaída, procure no sacar las cosas de quicio y demuestre compasión. Vea la situación como un aprendizaje para los dos, algo que contribuirá a que el próximo intento tenga más probabilidades de triunfo.
¡Usted puede librarse del hábito!
"FUE la cosa más fácil que jamás hice." Así describió el famoso escritor Mark Twain el dejar de fumar. Luego agregó: "Yo debo saber de ello, pues lo he hecho miles de veces."
Sí, el verdadero desafío no es el de dejar de fumar, sino el de no volver a hacerlo. Millones de fumadores dejan de fumar -tal vez por un día, o hasta por una semana o por varios meses- pero entonces emprenden el hábito de nuevo. A menudo lo más difícil de la batalla no es el vencer la dependencia física con relación a la nicotina... es resistir el fuerte deseo de volver a fumarse un cigarrillo.
No obstante, si uno realmente quiere hacerlo, puede librarse del hábito de fumar. ¿Hay prueba de ello? Una sociedad entera de personas, la de los testigos de Jehová, está libre del tabaco. Pero, como miembros de la sociedad en general, estas personas no siempre estuvieron en esa condición. En muchos países la tercera parte o más de los adultos fuman. Eso significa que más o menos la tercera parte de los más de 2.000.000 de Testigos fumaban en un tiempo. ¿Cómo se libraron del hábito de fumar al llegar a ser Testigos estos centenares de miles de personas?
El conocimiento y una decisión.
Según explicó el Dr. Charles F. Tate en American Medical News: "La decisión tiene que brotar desde lo más profundo de la persona. Una vez que se toma la decisión, se ha completado la mayor parte de la batalla." En otras palabras, uno realmente tiene que querer dejar de fumar. ¿Qué puede darle a uno esta resolución?
El conocimiento puede. Pero, ¿conocimiento acerca de qué? Bueno, en el caso de muchos se trata del conocimiento de que el fumar puede matar. "Un paciente tras otro viene a ver los resultados de una radiografía," dice el Dr. Tate. "Les muestro una radiografía en la que aparece un tumor. Preguntan si es cáncer. Me veo obligado a confirmar su sospecha, y ellos no quieren volver a mirar un cigarrillo." Pero cuando alguien llega a ser testigo de Jehová lo que hace que deje de fumar no es simplemente el conocimiento de que el fumar puede quitarle la vida. Más bien, es el conocimiento acerca de Jehová Dios... el saber que, como dice la Biblia, "es él que nos ha hecho." (Sal. 100:3) Puesto que saben que al que los creó no le agrada que se contamine el cuerpo, los Testigos se abstienen del fumar.-2 Cor. 7:1.
Algo que también influye en su decisión firme de no fumar es el saber que al hacerlo causarían daño a otros. Por un lado, los niños adquieren este hábito mortífero de los mayores, y, además, el humo mismo puede contribuir a la muerte prematura de personas que no fuman. Al saber esto, el cristiano verdadero halla que se le hace imposible fumar. Por eso, en obediencia a la ley de Dios, la de: "Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo," todo fumador que se hace testigo de Jehová deja de fumar.-Mat. 22:39.
Esto no quiere decir que el dejar de fumar siempre sea fácil para los que se hacen Testigos. Para algunos es toda una agonía... es la cosa más difícil que jamás hayan hecho en la vida. Pero han dejado de fumar, con la ayuda que se les ha proporcionado. Y usted puede hacerlo también.
La ayuda que se necesita.
Según informa New Scientist: "Rápidamente los remedios contra el fumar están haciéndose tan potencialmente lucrativos como las ayudas para rebajar de peso." No obstante, después de hacer un repaso de una variedad de terapias y programas, esta publicación concluye: "Sin excepción, las ayudas que actualmente están en el mercado ofrecen poca ayuda verdadera al fumador." Evidentemente las preparaciones químicas para contrarrestar el fumar tienen valor limitado, o tal vez nulo.

Las ayudas o los programas en contra del fumar son de beneficio al fumador como medio de proporcionarle apoyo, como algo para darle confianza, como un sistema en que pueda creer. Muchos fumadores no logran dejar de fumar, porque no están convencidos de que realmente puedan hacerlo. Por eso, lo que necesitan es algo que les ayude a sentirse convencidos de que pueden tener éxito. Son de valor inestimable las amistades comprensivas, especialmente si ellas mismas han dejado de fumar y por lo tanto pueden corroborar que es posible hacerlo. Fumadores que se han hecho testigos de Jehová han recibido esta clase de ayuda para dejar de fumar.
Pero lo que especialmente se necesita para deshacerse del hábito de fumar es la ayuda de Dios. El apóstol Pablo habló la verdad cuando dijo: "Para todas las cosas tengo las fuerzas en virtud de aquel que me imparte poder." (Fili. 4:13) Un ama de casa de Brooklyn, Nueva York, que fumaba de tres a cuatro cajetillas de cigarrillos al día, relató cómo ella pudo adherirse a su decisión de dejar de fumar: "Las manos me temblaban. Lloraba casi constantemente. Estaba enferma; el deseo de fumar era una agonía. Pero yo había hecho una resolución, y con la ayuda de Jehová me adherí a ella. Ahora he quedado convencida de que las personas que no logran dejar de fumar realmente no desean dejar de hacerlo. Su amor al fumar todavía excede a su amor a Jehová."

He aquí una clave para dejar de fumar... el tener un deseo genuino de agradar a Dios. El fumar puede proporcionar placer, al igual que el usar la marihuana y el participar en relaciones sexuales promiscuas y en otras formas de comportamiento ilícito. Por eso, como dijo un fumador, a quien se le hizo muy difícil el dejar de fumar: "Con el tiempo admití en oración a Jehová que realmente me gustaba el fumar, pero que quería dejar de hacerlo a fin de agradarle a Él. . . . Por fin me libré del hábito."
Usted también puede librarse. Si usted desea agradar a Dios, escriba a los que publican la revista ¡Despertad! y ellos con gusto enviarán a su hogar, sin costo para usted, a un ministro capacitado que le proporcionará información bíblica y la clase de apoyo moral que ha ayudado a muchísimas personas a dejar de fumar.
Articulo editado el 22.03.2000 en la revista !Despertad!

Aviso legal | Protección de datos | Todos los derechos reservados a Chaves Informática Programación